La protesta es la herramienta para cambiar la realidad

La situación económica de los trabajadores es alarmante, cada vez hay mas limitaciones en las familias, llegar a fin de mes es practicamente imposible, las deudas se incrementan y es muy difícil cancelarlas.

Por Leo Locoto

Esto es producto de un gobierno nacional manejado por el poder económico, el empresariado mas despiadado, por que ellos se enriquecen explotando a los obreros, negociando con la mafia y evadiendo impuestos. A estos poderosos no les interesa el desarrollo de las pymes, como así tampoco que los trabajadores tengan poder adquisitivo.

Para Macri, sus socios capitalistas y aliados políticos, como Gerardo Morales, es mas beneficioso incrementar la pobreza y la indigencia, porque esto promueve mano de obra barata, para acumular mas riquezas, reduciendo gastos en sueldos y personal.

Estos nefastos personajes pretenden manejar al Estado como una de sus empresas, endeudándolo, despidiendo gente, hasta se atrevieron a quitar las paritarias; manteniendo una elite de funcionarios y familiares con sueldos exageradamente altos, mientras que a los trabajadores se les pagan magros salarios que ni siquiera alcanzan a cubrir la canasta básica, a pesar de que la constitución nacional dice que el sueldo mínimo debe ser igual a dicho costo.

Un poco mas de un año paso desde la vuelta del neoliberalismo al país, tiempo suficiente para que las centrales sindicales decidan una medida de fuerza nacional, una marcha general y no comenzar las clases en las escuelas.

Pero aunque la crisis afecta a todos los trabajadores, muchos se resisten al paro, porque el gobierno utiliza al poder mediatico para efectuar una campaña difamadora y perversa contra el derecho a huelga, también establecido en la carta magna, además impone el miedo en los estatales con amenazas de descontar los días de paro, no renovación de contratos y despidos. En este sentido no es casual que durante el año pasado no se haya avanzado en desprecarizar a los empleados públicos, ya que manteniendo contratos precarios facilmente se los puede dejar sin empleo y con esto se los aprieta.

A pesar de esto, los trabajadores deben tener entender que los verdaderos poderosos son ellos mismos, ya que los laburantes son los generadores de las ganancias en las empresas y los que hacen funcionar al Estado con su fuerza de trabajo, por eso con la unidad y la participación activa se le puede advertir al gobierno y expolíticos de ajuste, y la única herramienta para lograrlo es la protesta.

Entonces es necesario que los días 6, 7 y 8 de marzo no haya actividad estatal, que Macri y Morales entiendan que se voto un cambio para mejor y sino lo van a producir que se vayan.
Compartir en Google Plus
    Blogger Comentar
    Facebook Comentar