Segovia acusó a Macri y Urtubey de matar niños indígenas: “Macri y Urtubey son criminales de la peor calaña, son asesinos culpables de un genocidio silencioso”


21/02/2017 - Ante la muerte de más de 8 niños indígenas en menos de dos meses de conunidades Wichis, Guaraníes, Chorotes, Matacos, Chulupies por hambre, desnutrición y abandono total por parte del estado nacional y provincial, principalmente en toda la zona del departamento de San Martín y Santa Victoria de Salta, el dirigente nacional en política indígena el Coya Daniel Segovia, acusó al presidente argentino y al gobernador de Salta de vivir con las manos manchadas de sangre y de ser los únicos responsables de los fallecimientos, típicos de un externinio silencioso, al abandonar a su suerte a miles de niños indefensos en las comunidades.
Daniel Segovia
El coya jujeño Segovia nos dijo: “Esta gente que nos gobierna son asesinos de la peor calaña, matan abandonando a niños y mujeres a su suerte, sin agua despojados de su tierra y confinados a morir en campos de concentración alambrados por terratenientes, para impedir el paso de las familias a los montes, para conseguir sus recursos naturales, alimentos y medicinas”.
Macri y Urtubey son dos monstruos criminales que asesinan a sangre fría, cobardes que mienten a cara de piedra a la sociedad y esconden cada día las muertes de los niños y mujeres indígenas. Estamos gobernados por un grupo de despotas empresarios que tienen experiencia total en generar pobreza y someter a todos los indefensos a la mínima expresión de esclavitud y servidumbre. Detestan nuestro color y nos califican de extranjeros por ser distintos a su piel blanca.
Son asesinos que duermen poco y despiertan con la planificación de cómo sostener su imperio a costa del sacrificio de los más humildes, la estrategia es dejarlos morir de hambre sin recursos ni trabajo y mucho menos brindarles asistencia de salud y educación.
Personalmente le comuniqué a la secretaria privada de Marcos Peña, la terrible situación de abandono que sufren las comunidades indígenas desde que Cambiémos asumió la gestión y la respuesta, fue la peor desidia de la historia del país, los abandonaron totalmente y no les importa la muerte de los niños.
“Fui convocado a la Cámara de Diputados de la Nación a denunciar ante los legisladores del Frente para la Victoria y brindar detalles del genocidio silencioso que Macri y Urtubey cargan en su haber, más de 30 fallecidos en 2016 y 9 en lo que va de 2017, en la misma zona”.
“No les tengo miedo y mi vida está puesta en manos de los compañeros que conocen mi lucha, soy un hombre de corazón coya que gritaré solamente la verdad y con ello ya nada tengo que perder”. Sentenció el dirigente jujeño.

No creo en la justicia del partido judicial y mucho menos en la justicia de Salta y Jujuy que en todo el poder judicial de esas provincias se acomodaron durante años, entre familiares y amigos de los empresarios más poderosos de la zona, basta con mirar el poder judicial de Jujuy y te sobra de muestra. Por ese motivo iré a la Cámara de Diputados de la Nación.
Estos asesinos son los responsables de sostener y esconder la esclavitud laboral en el país, son dueños de tierras socios de la rural y manejan la esclavitud de la cosecha en todo el país, totalmente a oscuras. Hace unos años los combatimos como pudimos con leyes como la del Renatea o la de Precarizacion Laboral que en esta gestión derogaron, hoy cientos de camiones circulan por las noches por las rutas argentinas con miles de indígenas que son acarreados como animales, llevados a la cosecha de sus campos por un plato de comida y algo más.
No hay justicia en los tribunales federales, hoy dedicados a tapar los negocios de los empresarios que nos gobiernan, Macri, Urtubey y los funcionaros que los acompañan provienen de sangre de criminales, que exterminaron a nuestros pueblos, robaron sus tierras e instalaron el título de propiedad privada en el país. Nos gobiernan 20 familias de millonarios en complicidad con los medios de comunicación y si me presentara ante estos jueces estaría suplicando justicia ante un hijo, sobrino o amigo de terratenientes.
Los periodistas rastreros que censuraron cada una de las muertes de los niños indígenas son peor que sus propios mandantes, cargados de odio contra los más humildes y son cómplices bastardos de los asesinos.
“Quedan más de 2500 niños con bajo peso que se alimentan comiendo flores de Chaguar o chupan palo de algarrobo, en canales de desnutricion que muchos de ellos no pasarán junio en la zona que denuncio, y las vidas de ellos están en manos de todos los que lean mi declaración”.
Macri es dueño de tierras en las mismas zonas que murieron los niños indígenas y Urtubey permitió que compre tierras a centavos el metro cuadrado y el denominado patrón de los montes Juan Manuel, conoce y es parte en todos los negocios de soja y otros recursos de esas tierras por las que desalojan a las comunidades.
Los medios de comunicación de censura criminal sobre estas muertes, tendrán para siempre marcado en su frente el rótulo de cómplices y el pueblo debe saber la única verdad del genocidio silencioso producto del abandono y la desidia de un déspota presidente de unos cuantos y de un gobernador a látigo.

Fuente: 19/02/2017 Baires Informa.com
Compartir en Google Plus
    Blogger Comentar
    Facebook Comentar