Mauricio es Macri: El aumento de peajes de la Panamericana también beneficia a su familia


24/02/2017 - Cuando el escándalo del Correo aún sigue vigente, sale a la luz un nuevo negocio de la familia Macri con el Estado: el incremento de entre el 60 y el 100% de los peajes de las autopistas metropolitanas en el Acceso Norte, beneficia directamente a la familia presidencial, ya que está administrada por Ausol, cuyo mayor accionista es SIDECO, perteneciente al Grupo Macri.

Según informa Alejandro Bercovich en diario BAE, y corrobora un estudio técnico que elevó el Órgano de Control de Concesiones Viales (OCCOVI) a la Auditoría General de la Nación (AGN), el aumento de peajes es completamente “infundado desde el punto de vista económico” y su margen bruto de ganancia promedio figura entre los más altos del país.

Pero eso no es todo. La interventora de Ausol, Laura Andino, asegura que las pérdidas netas que declaró durante las dos décadas de concesión se originaron en maniobras como la contratación de contratistas controlados por sus mismos accionistas, con probables sobreprecios y sin licitación, y a intereses que abonó Ausol a prestamistas no identificados que la interventora también intuye vinculados a sus dueños.

En 19 años de concesión, según el informe, Ausol facturó u$s 1.747,6 millones y registró una pérdida de u$s 89 millones, pese a que la tarifa se fue actualizando a la par o por encima de la inflación desde 2007 y hoy casi duplica en dólares la de 2001. Por alquiler de zonas de servicio sumó otros u$s 112 millones. En las obras de expansión de los ramales bajo su concesión, sin embargo, apenas invirtió de forma directa u$s 266 millones.

En 19 años de concesión, según el informe, Ausol facturó u$s 1.747,6 millones y registró una pérdida de u$s 89 millones, pese a que la tarifa se fue actualizando a la par o por encima de la inflación desde 2007 y hoy casi duplica en dólares la de 2001.

Por las obras que contrató directamente con sus accionistas y con uniones transitorias de empresas (UTEs) integradas por sus accionistas, el OCCOVI comprobó que se desembolsaron u$s 473,6 millones, casi el doble de lo invertido en forma directa por el concesionario. Para pagar las deudas que Ausol contrajo para no aportar capital propio se gastaron u$s 651 millones, de los cuales u$s 322 millones fueron intereses. Así, entre las obras comprometidas en la concesión y no realizadas y la tarifa cobrada en exceso a los usuarios, la interventora estimó que el Estado debería reclamarle judicialmente a la empresa u$s 350 millones, una cifra muy superior a la que se ponía en juego en el Correo – gate.

Entre las obras comprometidas en la concesión y no realizadas y la tarifa cobrada en exceso a los usuarios, la interventora estimó que el Estado debería reclamarle judicialmente a la empresa u$s 350 millones.

Ausol es controlada por el consorcio español Abertis (31,5%) y tiene como socios minoritarios a la italiana Impregilo (19,8%) y a SOCMA (7%). La empresa del grupo Macri ostentaba originalmente un 23% del capital, pero redujo esa participación al 7% en 2001 a cambio de u$s 120 millones, una vez que ya se había asegurado la contratación de sus constructoras para las obras realizadas en los años 90. Impregilo, a su vez, es un grupo constructor italiano fundado en 1959 en Milán, con más de 17.000 empleados y que lleva adelante obras viales en toda Latinoamérica, pero con una particularidad: en casi todos sus negocios en Argentina aparece asociado a los Macri. Los dos de mayor envergadura son la línea de alta tensión que transporta la energía generada por Yacyretá (Yacylec S.A.), donde posee un 19%, y el consorcio Puentes del Litoral (que administra el puente Rosario-Victoria), del que controla un 26%.


Fuente 24/02/2017 Info Baires 24.com.ar
Compartir en Google Plus
    Blogger Comentar
    Facebook Comentar