"En el penal de mujeres hay un permanente hostigamiento hacia Milagro Sala"

El ex ministro de Salud de la Nación Daniel Gollán visitó en la tarde de este sábado a Milagro Sala en el penal de Alto Comedero, con el fin de realizar una evaluación de la situación médica y psicológica tanto de la dirigente social como de las otras cuatro presas políticas. Acompañado de otros profesionales, Gollán conversó con las detenidas durante más de tres horas. El objetivo es producir un informe que será presentado a organismos internacionales y de derechos humanos.

Al finalizar la visita, el ex ministro comentó que “las compañeras están siendo sujetas a una serie de acciones que liman su salud integral” y denunció que “en la cárcel hay médico solo dos veces por semana, cuando tendría que haber todos los días, y el servicio de enfermería llega tarde y mal cuando se lo necesita”.

La visita de este equipo interdisciplinario tuvo como objetivo realizar un relevamiento de campo “para hacer una evaluación de la situación sanitaria en la que están las compañeras, una evaluación que no es solo desde el punto de vista médico biológico sino de contexto psicológico y social”, explicaron.

El grupo que ingresó al penal estuvo compuesto por dos médicos y un psicólogo, quienes no solo conversaron con las presas sino también con otros profesionales que han tenido y mantienen contacto con ellas, para conocer sus impresiones. Además se entrevistaron con otros allegados.

“Tomamos en cuenta todo y ahora lo vamos a analizar con un grupo de expertos, académicos y universitarios, y vamos a producir informes que van a llegar a las Naciones Unidas y demás organismos, para aportar también este aspecto de lo que está pasando: que las compañeras están siendo sujetas a una serie de acciones que liman su salud integral”, señaló Gollán.

Consultado sobre cuál fue su primera impresión, comentó: “Ellas en general cuando están en un medio que les es afín, con la familia y los compañeros, se ven bien, se ven fuertes. Pero lo que vemos es que no tienen los controles médicos que tienen que tener, no tienen los controles ginecológicos que tienen que tener. En la cárcel hay médico solo dos veces por semana, cuando tendría que haber todos los días, y hay un servicio de enfermería que llega tarde y mal cuando se lo necesita”.

Relató que “hay compañeras que tienen enfermedades que deberían ser tratadas y no se están tratando, por los temores que implica para ellas salir de la cárcel”, y precisó que se trata de “temas serios que deberían estar controlándose, pero por una cuestión psicológica ellas no están saliendo de la cárcel por todo a lo que se las somete cuando salen, situaciones que se sienten como vejatorias. Entonces tienen como una resistencia a salir, pero es importante que lo hagan”.

Destacó en particular que, en el caso de la diputada del Parlasur, “hay una serie de temas que vamos a evaluar que tienen que ver con la permanente agresión y hostigamiento que hay sobre su entorno familiar, afuera de  la cárcel, porque eso también repercute psicológicamente”.

“Es como para preocuparse que no tenga una muchísima mayor contención acorde a lo que indican las normas internacionales, los protocolos específicos que ponen las exigencias de cómo debe ser el cuidado de la salud psíquica, mental y física de las detenidas”, agregó.

Esos protocolos, explicó, establecen claramente que todas aquellas situaciones en las que no se cumplan esos estándares, entran en la órbita de los malos tratos. “E incluso, en algunos casos, podría llegar a ser considerado tortura”, sumó.

El objetivo de los informes que producirán, detalló Gollán, es “ofrecer todos los elementos técnicos y científicos a los organismos de derechos humanos y los internacionales que se están interesando por este tema, porque no es menor que con el tiempo estas patologías, estos problemas, estas enfermedades se pueden agravar y hay que darles una solución”.

Y concluyó: “Esto forma parte de la exigencia para lograr que las cosas sucedan como tienen que suceder, que es que las liberen y que ellas esperen su proceso como correspondería, en libertad, y de ese modo podrían hacerse todos estos controles como cualquier ciudadano, porque es su derecho”.
Compartir en Google Plus
    Blogger Comentar
    Facebook Comentar