“Si Magnetto quiere pelea, va a tener pelea”


La firma Artes Gráficas Rioplantense (AGR), del Grupo Clarín, anunció el cierre definitivo y prohibió el ingreso a sus más de 300 trabajadores. Es la planta gráfica más grande del país y los empleados sostienen que es un ataque a sus conquistas laborales.
“Si Magnetto quiere pelea, va a tener pelea. Sabemos que esto es absolutamente absurdo. Siempre mantuvimos una postura de defensa de nuestro convenio, nuestras condiciones de trabajo. Y además nos mantuvimos independientes de las peleas entre la empresa y el anterior gobierno. Ahora Macri, al amparar esta movida, está defendiendo el trabajo en negro de Clarín”, aseguró en declaraciones radiales el secretario general de la Comisión Interna de AGR, Pablo Viñas.
En declaraciones radiales, Viñas negó el argumento de la empresa, cuyo CEO es Héctor Magnetto. “Las maniobras de vaciamiento no tienen ningún sentido económico. Está tapada de trabajo la empresa. El problema es político: van por nuestro convenio colectivo, van por nuestro salario”.
La comisión interna de AGR Clarín ya se veía venir un desenlace de este tipo. Durante el fin de semana mantuvieron una vigilia en defensa de sus puestos de trabajo, denunciando el vaciamiento de la empresa. Y ayer se encontraron con la planta gráfica de Pompeya vallada y con la presencia de efectivos de la Policía federal, la Gendarmería y personal de seguridad privada.
“Sabemos que Clarín está empleando talleres clandestinos y trabajo en negro. Vimos publicaciones que dicen que fueron impresas en Artes Gráficas Rioplantense, y por acá no pasaron. Lo denunciamos en la AFIP y el Ministerio de Trabajo, que no hicieron nada”, relató el secretario general de la Comisión Interna de AGR.
En la imprenta de Clarín se imprimen Revista Viva, Rumbos, Genios, Jardín, Cablevisión, Guías telefónicas, libros escolares y folletería, entre otras.
“Se trata evidentemente de una maniobra que busca quebrar la organización de la planta para imponer el ajuste que al amparo de la política oficial ya ha avanzado en otros sectores del gremio”, afirmaron los trabajadores.
Los trabajadores de AGR-CLARÍN se quedaron en su lugar de trabajo, desarrollado un paro por tiempo indeterminado en defensa de sus puestos y condiciones de trabajo. Ayer por la tarde empezaron a llegar los telegramas de despidos a los empleados.
Clarín, por su parte, justificó los 300 despidos en su planta gráfica. A través de un comunicado, Artes Graficas Rioplatense explicó que llegó a esta determinación debido “a la reconfiguración que atraviesa el sector gráfico”.
La CTA de Hugo Yasky, por su parte, apoyó a los trabajadores. “Este hecho muestra una vez más cuál es el objetivo de los grupos de concentración económica y los medios de prensa hegemónicos, del cual este grupo de multimedia es excelso representante”, afirmó.
Compartir en Google Plus
    Blogger Comentar
    Facebook Comentar